viernes, 26 de febrero de 2010

Cómo aligerar peso



Comer en exceso de forma compulsiva es algo que le ocurre a muchas personas en todo el mundo (civilizado). Es un problema característico de nuestra época, en que a pesar de tener de todo, es fácil sentirse vacío por dentro. La sensación que impulsa a comer de esa forma no es realmente hambre, sino ansia de “meterse algo dentro” que, al no saciarse, provoca el comportamiento repetitivo y compulsivo.

Existe un fenómeno común a la mayoría de los casos, más allá del síntoma y sus consecuencias: sobrepeso, sentimiento de culpabilidad, baja autoestima, estado depresivo. En lo más profundo puede percibirse una extraña y dolorosa sensación de vacío, que hace la vida insoportable. Esto desencadena el síntoma: comer hasta llenarse. Paradójicamente, da la impresión de que casi es mejor sentirse culpable, excesivamente lleno o incluso deprimido, que experimentar esa terrible sensación de vacío.

En este tipo de problemas resulta muy útil la hipnoterapia, pero no únicamente para calmar la ansiedad y crear nuevos hábitos alimentarios. El punto clave es profundizar en el inconsciente de la persona, hasta llegar a ese nivel “donde duele”. Entonces, lo que suele descubrirse es una imperiosa "necesidad de escapar" de la tensión diaria, llegando casi a una especie de negación de uno mismo.

Ciertamente, en la práctica no es fácil resolver este tipo de situaciones, ya que la persona se encuentra atrapada en un bucle inconsciente: “Al tener este comportamiento, no puedo confiar plenamente en mi y eso me hace sentir mal; entonces, sentirme mal me impulsa de nuevo al comportamiento, y no poder dominarlo me impide confiar en mi…. “ .

Para romper este círculo vicioso, lo primero es darse cuenta de que el síntoma es un intento del inconsciente para arreglar la situación. En lugar de luchar contra él, se trata de “escucharlo” para descubrir que aspectos de la propia vida hay que cambiar. Y ahí está el auténtico reto: crear nuevos hábitos.

En muchos casos, por comodidad o para evitar complicaciones, en lugar de enfrentarnos a ciertas dificultades de la vida, decidimos -con mayor o menor conciencia- que sean otros los que nos ayuden, con tal que podamos seguir “viviendo tranquilos”. El precio que se paga por esta falsa seguridad es que uno pierde el dominio en ciertas áreas de su vida, y esto supone perder la conexión profunda con uno mismo, lo cual provoca esa insoportable sensación de vacío.

Es nuestra responsabilidad tomar conciencia de nuestras posibilidades y ser capaces de expresar nuestra presencia en la vida. Si no lo hacemos, una especie de inteligencia inconsciente lo va a intentar, aunque sea aumentando la “presencia física”, para que nos demos cuenta que tenemos mucho más que dar a la vida.


Dr. Alex Santos Forrellad

lunes, 15 de febrero de 2010

Cómo dejar que venga el dinero

El dinero es algo más que billetes, monedas o números en la cuenta corriente. A un nivel sutil, es “la energía de la tierra”, es decir, algo que permite alimentarse, tener un espacio para refugiarse y la posibilidad de vivir experiencias o de conseguir objetos de valor. Este tipo de energía surge de la capacidad de aportar algo al mundo. Desde la antigüedad, antes de la existencia del dinero como elemento de intercambio, cada miembro de la comunidad contribuía en función de sus capacidades. Y se podía conseguir mayor o menor bienestar según el tiempo y el esfuerzo que se dedicaba a los demás.

Actualmente, especialmente en época de crisis, tener problemas con el dinero es una de las posibles consultas en coaching personal. La expresión más simple y generalizada es “no gano lo suficiente”. Y para encontrar una solución se puede actuar a dos niveles distintos de la mente humana: consciente e inconsciente.

A nivel de la mente consciente se debe hacer una revisión de las capacidades y recursos personales, es decir “¿Qué ofreces al mundo? ¿Qué es lo que te hace distinto o mejor que otros en un determinado ámbito? ¿Qué es lo que los demás pueden necesitar de ti? Además de la formación profesional y la experiencia acumulada en un determinado campo, hay un aspecto importante relacionado con las habilidades de comunicación interpersonal, que van a permitir expresar plenamente el propio potencial.

A nivel inconsciente, pueden existir “creencias limitadoras” en relación al dinero o la propia capacidad para conseguirlo. Creencias del tipo “si gano mucho, alguien pierde” o “para ganar más dinero voy a tener que hacer cosas que no me gustan” o "no me creo capaz de ganar más dinero". En el fondo, estas creencias inconscientes reflejan una cierta falta de confianza en uno mismo.

Está claro que en este tema no hay una respuesta fácil e inmediata. El primer paso en el proceso de coaching es cambiar el estado mental. Cuando uno se obsesiona por conseguir dinero, da la impresión de que el dinero se va, ya que la ansiedad bloquea las oportunidades. Es un fenómeno parecido a buscar pareja desesperadamente…se nota demasiado y las buenas oportunidades se van a otros.

El segundo paso es estructurar un plan de acción realista, en función de las propias capacidades y valores. En algunos casos, no hay más remedio que hacer un plan a largo plazo. El objetivo es ofrecer algo que tú haces, y te gusta hacer, para mejorar la situación de los demás.

El tercer paso, y más importante, es desarrollar un sentimiento especial que puede definirse como confianza o conexión con uno mismo y, a la vez, con la vida. Para que esta confianza sea auténtica, se debe estar dispuesto a dar. La paradoja es que si haces las cosas por dinero... el dinero no viene (o se va fácilmente). Para que venga el dinero, el secreto es poner la atención en lo se ofrece a los demás.

Mantenerse centrado, definir los propios objetivos, confiar en uno mismo y estar dispuesto a dar. Todo esto abre el camino. Entonces, tarde o temprano, llega la oportunidad. Si estás atento, podrás aprovecharla.


Dr. Alex Santos Forrellad