viernes, 9 de mayo de 2014

CRISIS DE IDENTIDAD PROFESIONAL




Cuando a un niño o a una niña de 6 años le preguntan “qué te gustaría ser de mayor”, lo más probable es que su respuesta sea algo inocente e infantil… lo que sería raro es que respondiera “yo quiero ser analista de cartera de riesgos crediticios, o programador en Java, o business coach o director de marketing on line en el sector textil”. Lo cierto es que a veces tardamos muchos años en descubrir lo que realmente queremos ser… cuando ya estamos demasiado atrapados en compromisos.

El proceso de coaching a nivel de identidad ayuda a encontrar la manera de convertirte en lo que realmente quieres ser. Y una forma de empezar es preguntarte qué es lo que de verdad te apasiona, aquello que crees que podrías hacer bien, incluso mejor que otros.

Hasta hace unas pocas generaciones, esa pregunta de qué te gustaría ser, era algo que ni se planteaba… porque ya estaba decidido de antemano. Por ejemplo, en nuestra cultura, el hijo mayor solía hacer lo mismo que su padre, el más pequeño se hacía cura y los demás hacían lo que podían. Por supuesto, si eras mujer estaba ya clarísimo.

Actualmente disponemos de tantas opciones, que pueden llegar a crear confusión y miedo a equivocarse. El dilema básico está entre hacer lo que de verdad te gusta (si es que lo sabes) y lo que te va a dar dinero para vivir. Solemos tomar esa última opción, por cuestiones prácticas y condicionados por el entorno.

Pero al llegar a cierta edad -hay quien a los veintitantos o hay quien a partir de los cuarenta- empiezas a darte cuenta de que lo que haces, aunque te dé dinero, no te satisface. Y entonces las cosas se complican, porque o te enfrentas a la situación y tomas una decisión, o va a ser tu cuerpo (entiéndase sistema nervioso, inconsciente o alma) el que empezará a dar señales, sobre todo en forma de ansiedad, estados depresivos, o síntomas raros o resistentes a los tratamientos habituales.

Este tipo de crisis de identidad profesional, es decir, el no sentirse a gusto con el propio trabajo (o con el estilo de vida que conlleva), equivale a lo que antiguamente –ya en tiempos de Sócrates y Platón- se conocía como la “llamada del alma”. Se trata de un proceso universal –arquetípico- en que es aconsejable tomar conciencia del propósito de la vida. Y si la persona afectada por este tipo de crisis empieza a sentirse bloqueada, debe ser capaz de pedir ayuda profesional. Ahí entra en escena el Coaching de Identidad.

La finalidad del proceso de coaching es ayudar a la persona a descubrir su verdadero potencial, actuando a diferentes niveles. El primer paso es organizar su mente: experiencia personal, valores, capacidades y hábitos. En segundo lugar se ayuda a definir objetivos, que sean realistas y asumibles. Y en tercer lugar, se debe tomar conciencia de las limitaciones y los riesgos, así como aprender gestionar los posibles imprevistos que van a surgir (seguro).

No es fácil, porque se trata de tomar decisiones arriesgadas, en que lo único que está claro es lo que se pierde. En cambio, lo que se gana puede suponer un tremendo esfuerzo. Así que el recurso más importante es tener confianza en uno mismo. Y esta confianza, en parte proviene de dentro, de la ilusión y las ganas de vivir; y en parte surge de la capacidad de resistir y superar el infierno personal. Por eso, este proceso se considera como una versión actualizada del arquetípico viaje del héroe: hay que enfrentarse a los propios demonios para recuperar la libertad de ser tú y vivir la vida que quieres. 

En el fondo, a pesar de las circunstancias externas, en la vida tenemos dos opciones básicas:
- Una es la de sobrevivir (que para la mayoría ya está bien), es decir, mantenerse dentro del área de comodidad, siguiendo la tendencia general y evitar complicarse la vida. Es una opción conservadora, en que se valora la seguridad.
- La otra opción es vivir la auténtica vida personal, que supone asumir riesgos, esforzarse, fracasar, volver a intentarlo con más ganas (y a veces volver a fracasar), seguir luchando… y finalmente sentirse libre, llegando a ser la persona que quieres ser de verdad. Ese es el auténtico éxito.

Y en temas de identidad, sólo tú decides.

Dr. Alex Santos Forrellad

domingo, 4 de marzo de 2012

Cambia tu percepción del mundo




Por lo que parece, estos últimos meses han sido bastante movidos para casi todo el mundo. A veces ocurre que las tensiones y las dificultades se contagian, como la gripe, creando un ambiente enrarecido en que todo lo que puede salir mal, sale peor.

Las épocas difíciles ponen a prueba tu "mapa mental" y te obligan a hacer los ajustes necesarios para continuar tu camino. Como decía Viktor Frankl, si no puedes cambiar la realidad, es el momento de cambiar tu percepción del mundo.

Esto es lo que ahora nos toca vivir y realmente no hay escapatoria posible. Lo más inteligente es afrontar la situación, tratando de cumplir la parte que nos toca a cada uno. Es cierto que somos víctimas de un sistema perverso, pero eso ya lo sabíamos... ¿o no?

¿.... Y cómo cambiar nuestra realidad?

En el fondo todos buscamos lo mismo, sentirnos bien. Y para conseguirlo, primero es aconsejable tomarse el tiempo necesario aprender a estar bien con uno mismo, y tratar de descubrir qué es lo que de verdad vale la pena. Esto además ayuda a estar mejor con los demás.

El otro punto es prestar atención a la realidad externa de una forma creativa, haciendo que la parte que depende de tí funcione lo mejor posible... y dejar de obsesionarse con lo que ya no se puede cambiar.

Y resulta muy interesante saber que nuestra manera de interpretar la realidad puede cambiar nuestra biología. Es lo que explica el Dr. Lipton en su libro "La biología de la creencia". En sus trabajos científicos para desarrollar la epigenética, el Dr. Lipton ha descubierto que las cosas no son como parecen ser, no al menos como nos enseñaron en la escuela o en la universidad, y por supuesto no como nos habían hecho creer.

Y para el inconsciente:

Siempre tratamos de tomar la mejor decisión, en función de nuestra experiencia y conocimientos, pero no podemos evitar la influencia de algo que se escapa a nuestra conciencia, como se refleja en este poema de Rumi:

¿Quién hace estos cambios?
Disparo una flecha a la derecha
Cae a la izquierda.
Cabalgo tras de un venado y me encuentro
perseguido por un cerdo.
Conspiro para conseguir lo que quiero
Y termino en la cárcel.
Cavo fosas para atrapar a otros
y me caigo en ellas.
Debo sospechar
de lo que quiero.

Ciertamente vale la pena reflexionar acerca de porqué haces lo que haces y qué es lo que realmente valoras...

Dr. Alex Santos Forrellad

jueves, 15 de diciembre de 2011

Superar el Miedo a Volar




Todos tenemos nuestros miedos particulares, que procuramos llevar lo mejor posible... ¡Qué le vamos a hacer! Pero es una lástima que por culpa del miedo no puedas disfrutar de la vida, sobretodo si sabes que tiene solución. Porque una cosa es tener miedo... eso es natural y, hasta cierto punto inevitable; pero algo muy distinto es que el miedo te tenga a ti, es decir, te domina y reduce tu libertad. Eso es lo que ocurre con el miedo a volar.

En el miedo a volar, la reacción de pánico puede ser tan intensa, que con sólo pensar en el problema ya aparece la ansiedad. Es como estar atrapado por tu propio cerebro, que te impide hacer lo que te gustaría... bajo amenaza de sufrir intensamente.

Para superar este miedo, lo más eficaz y rápido es la hipnoterapia. El procedimiento utilizado consiste en actuar a dos niveles. Primero aprender a relajarse y conectar con el inconsciente, para dominar el miedo a perder el control. Y después darse cuenta de qué es lo que realmente está provocando el miedo... y cambiarlo. Esto supone reforzar la confianza para ser capaz de dejarse llevar. El resultado es más libertad personal... tú diriges tu vida.

Para conseguir un buen resultado se necesitan entre una y cuatro sesiones, dependiendo de la gravedad de cada caso. Pero para los que no tienen tiempo ni para ir a la consulta, les puede ser útil una sesión -con lo esencial de la técnica- grabada en un audio mp3 (que se puede conseguir en la tienda virtual de hipnoterapia.com).

Así que, si te da miedo volar o conoces a alguien que tenga ese problema, lo más recomendable es probar esta sesión de hipnosis en mp3, para aprender a volar sin miedo.


Dr. Alex Santos Forrellad

jueves, 30 de diciembre de 2010

Dejar de fumar en una sesión




Si estás dispuesto, puedes conseguir dejar de fumar definitivamente con una sola sesión de hipnoterapia. La clave está en potenciar la motivación y en neutralizar los sentimientos de ansiedad que aparecen al dejarlo.

El hábito de fumar crea un circuito neurológico en el cerebro, provocando un automatismo que es responsable del impulso inconsciente de encender un cigarrillo y aspirar el humo.

Existen ciertas circunstancias ambientales que, a modo de estímulos inconscientes, activan el impulso de fumar. Como es natural dependen de cada persona, pero los más frecuentes son: el café al levantarse por la mañana, llegar al trabajo, las pausas durante el día, coger el teléfono, sentarse ante el ordenador, prepararse para una reunión importante, volver a casa al acabar el día. También en el tiempo libre, al estar con los amigos o después de las comidas.

Hay también otros factores que influyen negativamente y están relacionados con el estrés y los estados de tensión emocional en general. En estos casos se fuma de forma compulsiva –uno detrás de otro- sin que produzca el más mínimo placer.

Llega un momento en que el hábito de fumar se hace intolerable, ya que provoca muchos más inconvenientes (y gastos) que beneficios. Entonces, la decisión responsable es dejar de fumar. Pero al dejarlo, pueden aparecer sensaciones incómodas de irritabilidad, sentimiento de pérdida o ansiedad, que requieren un esfuerzo mental para sobrellevarlo. La hipnoterapia ayuda a controlar mejor estos sentimientos difíciles.

Para que funcione la hipnoterapia es muy importante la motivación. Si realmente quieres dejarlo, puedes conseguirlo. La excusa de que “me falta voluntad” no vale, ya que si uno quiere algo de verdad, todo su sistema nervioso –su inconsciente- va a hacer lo posible por conseguirlo.

La hipnoterapia consiste en inducir un estado de trance para conectar con el potencial del inconsciente. El trance implica concentración y relajación, manteniendo la conciencia en todo momento.

La técnica empleada refuerza la motivación y establece un “programa mental” para dejar de fumar. Pero por otro lado, también se presta atención a los sentimientos incómodos que existen tras el hábito de fumar, es decir, la sensación de duda, de miedo al fracaso o de pérdida. Cuando se afrontan y se aceptan, en lugar de negarlos o resistirse a ellos, estos sentimientos negativos se transforman en un mayor grado de autoconocimiento, confianza y satisfacción personal.

Durante las primeras dos semanas se mantiene la sensación de confianza y dominio personal, hasta que quedan estabilizados los nuevos hábitos en el cerebro, con la satisfacción de haberlo conseguido.



Dr. Alex Santos Forrellad